lunes, 28 de abril de 2008

¿QUIÉN ES NICOLÁS II?

“Pero… ¿Quién es Nicolás II?” En ese momento se paró la conversación entre un grupo de jóvenes universitarios, ingleses y españoles, todos estudiantes de postgrado. “Pues un Zar, el último Zar de Rusia.” “Ah, pero… ¿Qué es un Zar? ¿Y por que dejó de haberlos?”

Antes de nada, una aclaración. Con lo que voy a decir no pretendo hacer una crítica personal, ni tampoco tirar la primera piedra. Lo primero porque no creo que esa falta de conocimientos sea sólo culpa del individuo, sino que es consecuencia de una deficiencia asombrosa del sistema educativo (en este caso inglés). Lo segundo es porque desgraciadamente ni yo, ni mi generación estamos libres, en general, de ninguna falta en cuanto a educación se refiere.

Una vez entonado el mea culpa sólo una llamada a la reflexión. Alguien me dijo una vez que el sistema educativo anglosajón era el modelo a seguir, y una meta hacia la que deberíamos de caminar los españoles si queremos ser algo intelectualmente en el siglo XXI. Estoy de acuerdo en que es recomendable tomar nota en cuanto al nivel universitario se refiere, pero con cautela. Su sistema tiene ventajas incontables, pero hay que estudiar a fondo el sendero antes de empezar a andar, y no olvidar que también nos ha dejado mucho y muy importante nuestra tradición universitaria.

Pero de todas formas parece que el gran problema, y no importa el país del que se hable, reina en la educación primaria. “Es que si no vas por letras no ves nada de historia en el colegio”, decía la misma persona avergonzada, “ni siquiera te advierten de la importancia que tiene, que todo está conectado, y que necesitas esa base para entender muchas cosas.” Triste pero cierto. Y nosotros estamos ya en ese camino, empezando a correr, que nos tenemos que parecer todos mucho y cuanto antes mejor. Y nadie dice “calma”. A lo mejor era un buen momento para hacer un examen de conciencia, en plan globalizado, como nos gusta. Estamos intentando crear una Europa unida con una educación unida, ¿no habrá que replantearse las bases de esa educación?

La excesiva especialización, sobre todo desde los primeros años de formación, nos hace “útiles” socialmente, pero nos quita libertad. Las Humanidades, una rama degradada por su poca “productividad”, es lo que ayuda al hombre a entender lo que es, porque le enseñan lo que fue y hacia donde camina, y le da las herramientas necesarias para intentar comprender el mundo. Es nuestra responsabilidad luchar por una educación completa para las nuevas generaciones, en la que un abismo no separe a Ciencias y Letras sino que se sepa inculcar un conocimiento amplio y profundo, fruto del esfuerzo. ¿No os da miedo pensar que nuestros hijos puedan preguntar algún día, por ejemplo, qué fueron los campos de concentración nazis? ¿Y qué pasaba en ellos?

Madame de Pfuel

3 comentarios:

Enneas dijo...

Sorprendente como se puede rematar tan interesante reflexion con tamano topicazo... Yo le quitaba las ultimas tres lineas.

Me ha gustado especialmente: "le da las herramientas necesarias para intentar comprender el mundo".

Enneas dijo...

Donde esta la entrada de los jueves...??

martin dijo...

Hola, solo quería comentar a todos los fans de Dave Eggers que leen este blog, que su novela “Qué es el qué” se está lanzando en España este mes de mayo. Aqui hay un link muy interesante al respecto. Un saludo!

http://www.youtube.com/watch?v=eSOkn3Up1dk