EL DRAMA DE LA MODERNIDAD

Uno de los personajes de Doctor Zhivago, a la pregunta de ¿Qué es la historia?, responde: es la puesta en marcha de los trabajos destinados a elucidar progresivamente el misterio de la muerte y a vencerla un día. Una contestación que encierra el pensamiento de la modernidad. Conocer la muerte y vencerla; la autosificencia; la plena autonomía del hombre... ¿acaso puede hablarse más pretenciosamente? La muerte será vencida,- quieren decirnos unos cuantos iluminados- y todos pasaremos por encima de ella. Esa es la aspiración del moderno. Una aspiración a la medida de sus miedos...

Casi al mismo tiempo en que Pasternak escribía el anterior diálogo, Vasili Grossman anotaba: Treblinka no era una fábrica de muertos que empleara procedimientos primitivos: tomaba sus métodos de la gran producción industrial moderna, trabajaba en cadena.

¿Qué fue de la liberación prometida? ¿Cómo fue que se trocó en masacre?

Y por fin: ¿Se agota el hombre en sí mismo? ¿se reduce toda nuestra transcendencia a nuestra corporeidad?

(Algunas de las próximas entradas estarán dedicadas a acercanos a la modernidad -ya verá cómo de cerca le pilla el asunto. Sirva esta primera de entrante y aperitivo para el debate)

Comentarios

Entradas populares de este blog

JUAN MESEGUER

ALBERTI

CORAZÓN