SIMONE DE BEAUVOIR

Cuando el ser humano se abandona en manos de lo periférico, de lo cambiante, acaba por adorar a aquellas personas o ideas que, lejos de hacerles un bien, pervierten hasta lo más profundo su ser, tanto en su dimensión más íntima como en su peculiar modo de relación. Uno de los casos más llamativos es el de la popularidad y capacidad de arrastre que ha demostrado Simone de Beauvoir. Fue esta una señora que abanderó la lucha mal llamada feminista, aunque por la mujer hizo más bien poco, o nada. Y es que, en sintonía con Sartre, su dios particular, Beauvoir creía que mientras los hombres gozan de la trascendencia, las mujeres se quedan atrapadas en la inmanencia. Planteamiento que esta lumbreras solucionaba predicando que el hombre ha de ser el modelo de la mujer “moderna e independiente”. Primer patinazo: disfunción entre género y sexo.

Visto este planteamiento, que no puede interpretarse sino como quien tiene un problema consigo mismo y con el mundo, proseguimos por los tétricos parajes intelectuales de esta iluminada francesa. En su obra más famosa y celebrada, El segundo sexo, escribe “la maternidad condena a la mujer a una existencia sedentaria” y también, continuando por estos tortuosos caminos, perlas como “su cuerpo –el de la madre- es una fuente de vergüenza”; “a sus ojos le parece algo enfermo; es la enfermedad”; “la mujer es la víctima de su esclavitud menstrual”; “las glándulas mamarias, que se desarrollan en la pubertad, no juegan papel alguno en la economía individual de la mujer: pueden ser amputadas en cualquier momento de la vida”; y, para acabar esta macabra relación (aunque Beauvoir tiene muchas más), “las mujeres que disfrutan con el hecho de ser madres no son tanto madres como organismos fértiles, como aves con una alta producción de huevos, que parecen más que dispuestas a pacificar su libertad de acción a favor del funcionamiento de su carne”.


Es clamorosamente perturbador el pensamiento de esta mujer, de manera especial para la mujer misma. Su obra está escrita desde el desprecio al sexo femenino, punto de partida desde el que vomita y evidencia sus problemas personales. Sin embargo, lo más llamativo del caso es que, aún hoy, sigue siendo reverenciada por algunas mujeres que habiendo perdido el norte, deambulan por la vida patinando con la misma bilis que sale de sus bocas, dando un espectáculo en el que el espectador, sintiéndose atacado, se debate entre la impotencia y la más profunda de las penas.

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
Pobre comentario, incapaz de encontrar el sentido real del texto. Envidia, solo eso.
Anónimo ha dicho que…
Letras letradas se llama este sitio? fue una broma, asi es? y de muy mal gusto. Ni siquiera sé cómo se llama el autor y no me importa, ah, porque supongo que ha de ser autor, asi, masculino...claro, escribe desde su posición, invadido de machismo y con una desbordada misoginia que le quema la lengua...vaya incomodidad...por eso es tan efectivo El segundo sexo, y sobresaliente, porque todavía causa estos conflictos en los hombres. Pobres.
Anónimo ha dicho que…
"lo más llamativo del caso es que, aún hoy, sigue siendo reverenciada por algunas mujeres que habiendo perdido el norte, deambulan por la vida patinando con la misma bilis que sale de sus bocas, dando un espectáculo en el que el espectador, sintiéndose atacado, se debate entre la impotencia y la más profunda de las penas"

¡Qué palabras más acertadas después de leer los dos comentarios anteriores!
anna ha dicho que…
reverenciada ,no admirada si hay que leer a Simone desde su epoca y no desde el hoy de la mujer y hay que ser capaz de entender las diferencias entre mujer y hombre
competir no convivir si
algun dia aprenderemos Simone es buena maestra
anna
Dreampicker ha dicho que…
Si bien todo el contenido del discurso de Beauvoir no ha resistido el paso del tiempo (hay que fijarse en el contexto de sus publicaciones), no se le puede negar su genialidad y su capacidad de análisis, altamente clarificador para aquella época, abriéndole el paso a discursos posteriores, como el de Esther Villar, por ejemplo... Hay que ser más benevolente, entonces. Pensé que sería un buen link, pero aún le falta mucho, para estar en Wiki. Suerte.
Eugenia ha dicho que…
Es una vergüenza que esta nota tenga pretensiones serias, ya que es evidente que el autor no leyó El segundo sexo o, si lo hizo, no entendió nada. Las citas que se eligieron son completamente sacadas de contexto y distorsionadas. Simone de Beauvoir NUNCA habría condenado a la mujer a la inmanencia;sólo hacía un análisis de lo que ocurría en su tiempo debido a cuestiones culturales,nada de esencialismos biologicistas. ¿Cómo puede criticarla si ni siquiera puede entender sus textos? ¡Por favor!
Anónimo ha dicho que…
Que terrible conseguir a personas como estas, que aun en esta epoca siguen condenando el libre pensamiento, y que ademas no son capaces de comprender un ensayo tan maravilloso como el de Simone...difiriendo de uno de los comentarios anteriores, creo que seguramente ha sido una mujer quien escribio el nefasto texto, llena de envidia y sintiendose atacada, tristemente ofendida... incapaz de adueñarse de la intencionalidad de Simone. Una mujer que se queda con comentarios ajenos y los arroja como si fuesen propios. Es por esto que seguiremos soportando tonterias como estas.
Anónimo ha dicho que…
Este articulo no contempla el contexto histórico de producción del Segundo sexo, por tanto no es capaz de comprender en toda su magnitud el lenguaje y el discurso que maneja Simone de Beauvoir en su obra, en el que la mujer no es condenada, sino que por el contrario, se muestra un proceso histórico de la posición de la mujer en la sociedad. Para criticar es necesario ser muy cuidadoso y estudiar la historia, el contexto en el que determinado autor escribe y dejar de lado el aspecto viseral que nos pueda producir un autor u otro independientemente de su género; y por lo que leo el autor de este articulo no sabe escribir una critica seria y sustentada teórica y metodológicamente sea sobre feminismo o cualquier otro tema o movimiento,
Anónimo ha dicho que…
Al autor le falta entender que Simone de Beauvoir fue una transgresora en su epoca y se animó a contar lo que sentía, eso es lo verdaderamente importante...
Anónimo ha dicho que…
"Sin embargo, lo más llamativo del caso es que, aún hoy, sigue siendo reverenciada por algunas mujeres que habiendo perdido el norte, deambulan por la vida patinando con la misma bilis que sale de sus bocas, dando un espectáculo en el que el espectador, sintiéndose atacado, se debate entre la impotencia y la más profunda de las penas"...????????

Tal vez deba leerle antes...
Anónimo ha dicho que…
Simone de Beauvoir fue una gran mujer y como gran mujer con todas sus parodojas y problemas que superar, pero su obra, su acción, sus elecciones en la vida, y sobre todo sus reflexiones, son para mi muy importante para la sociedad y de gran interés. Porqué criticar tanto y de forma tan poca constructiva?
pazzz ha dicho que…
que mujer... cuanto la admiro... leo sus memorias y siento que esta relatando mi historia...
imposible no darle el reconocimiento que se merece...
no la tomen en contextos absurdos porq es una pionera en el feminismo y en el existencialismo...
una mujer que deberia ser reconocida y prestigiada aun mas
Anónimo ha dicho que…
que nota hipocrita!!!
hay que honrar a quienes llenaron de ideales y pensamientos a nuestra historia, no tomarlos fuera de contexto e inspirar blasfemias a quienes no conocen!!!
simone es una transgresora, una existencialista y feministas como pocas no dejemos de darle el prestigio y privilegio que se merece!
pazzz
hija del viento ha dicho que…
la madre del posmodernismo tiene el reconocimiento que se merece, y tú ni tus hijos querrán leer tus notas...
LARGA VIDA AL FEMINISMO!

Entradas populares de este blog

JUAN MESEGUER

ALBERTI

CORAZÓN